image

Por Sarahy Barragán

Tlapacoyan, Ver.- Clara muestra de la falta de conciencia de la ciudadanía por el respeto a los derechos de las personas discapacitadas es el obstaculizar las rampas de accesos que se encentran en banquetas del centro de la ciudad.

No solo en esos lugares se ve la discriminación, sino también en centros comerciales en donde tienen delimitado un espacio para ellos pero es ocupación por camionetas o vehículos ligeros, los cuales obstruyen el paso a estas personas.

Desafortunadamente  la falta de espacios acondicionados para el desplazamiento de personas con capacidades diferentes se ha vuelto una limitante para su desenvolvimiento dentro de los lugares públicos, ya que son mínimos los espacios que cuentan con la infraestructura adecuada para el acceso de quienes suelen desplazarse en silla de ruedas o carecen de capacidad visual.

Junto con este obstáculo para sus desplazamiento esta la  integración social, otro obstáculo es que no hay mucha valoración de ellos en cuanto a integración laboral ya que se piensa que son personas que no pueden ejercer una actividad y se les discrimina.

Es necesario que la ciudadanía tome en cuenta las limitantes que pueden tener las personas con capacidades diferentes y tomar conciencia de que son seres humanos como todos, solo  que cuentan con capacidades diferentes.

También te puede interesar