DIF dona 21 mastografías a pacientes de la Jurisdicción Sanitaria 6

por La Tia Justa

Córdoba, Ver.- El DIF de Córdoba donó mastografías y ultrasonidos mamarios subsidiados al 100%, a 21 pacientes canalizadas por la Jurisdicción Sanitaria Número Seis, siendo Córdoba el único municipio de la jurisdicción que realizó esta acción en apoyo a las estrategias de detección oportuna del cáncer de mama.
Andrea Ríos Álvarez, presidenta del DIF Municipal, refirió que “este es un granito de arena que como familia DIF aportamos, ante la gran labor que hace la Secretaría de Salud del Estado, atendiendo y dando seguimiento a cada paciente, pues a la detección oportuna tiene que corresponder una atención inmediata, para que la mujer tenga mayor probabilidad de vencer el cáncer de mama”.
Con la presencia del Subjefe de la Jurisdicción Sanitaria Número Seis, Óscar Sánchez Rivera, la presidenta del DIF también destacó que desde el 6 de octubre la dependencia a su cargo desarrolla una campaña de detección oportuna de cáncer de mama, beneficiando hasta el momento a 56 mujeres con mastografías y ultrasonidos a bajo costo, gracias al apoyo de radiólogos de esta ciudad.
“Es así como unidos, sociedad y gobierno, podemos avanzar más en la lucha contra el cáncer de mama, una enfermedad que también afecta a los hombres”, dijo Andrea Ríos, para luego entregar de manera simbólica sus vales por una mastografía a Araceli Acuech González, Yolanda Neri Mexicano y María del Rosario Galicia Ramírez.
En este evento también estuvo presente la Jefa Administrativa del DIF, Mónica Langarica Galindo; el coordinador del Departamento de Salud Reproductiva de la Jurisdicción Sanitaria, Jorge Jaime Licona Quintero; la responsable del Programa de Atención a Cáncer de Mama, Julia Edna Hernández García; y Mariel Estrada Mata, responsable del Seguimiento de Pacientes del Programa de Atención a Cáncer de Mama.
Se proyectó el cortometraje ‘La decisión de Carmen’, un video didáctico de la campaña de autocuidado emprendida en el 2011 por el Instituto Veracruzano de las Mujeres, el cual aborda la importancia de la autoexploración.
Posteriormente, se escuchó el testimonio de vida de la Dra. Patricia Hernández Lara, quien sobrevivió al cáncer de mama, el cual a continuación compartimos.

A todas las mujeres nos puede pasar, no tengan miedo, hay que enfrentar la enfermedad como viene y echarle ganas, ante todo la actitud y la mente positiva: Paty

“Soy dentista, trabajo en el Centro de Salud de Carriles, y en el 2011 empecé con el problema; fue sorpresa, porque como odontóloga he atendido pacientes que tenían cáncer en boca, pero yo me había hecho antes mis autoexploraciones, me había hecho mastografías dos años antes de que diagnosticarán el cáncer, no me lo hice el siguiente año, lo dejé pasar y un 6 de noviembre empecé con un dolor en el pezón de la mama derecha, hacia la espalda.
El dolor era terrorífico, peor que un dolor de muela, me habían hecho una cirugía del tercer molar, pero esta vez el dolor era tan insoportable, me dolía el seno, la espalda, el brazo derecho y todo lo que era la parte del cuello; el dolor empezó la tarde de un domingo y el dolor era tan intenso que le dije a mi esposo que ya no lo aguantaba.
Me puse un Ketorolaco sublingual y pensé que se me iba a quitar, no se quitaba y me inyecté Diclofenaco y no se quitaba el dolor, me empecé a poner compresas, calientitas y me lo colocaba en el hombro, empezaba a disminuir el dolor, pero al día siguiente lunes trabajo en el centro de salud, le dije a un médico, doctor tuve anoche mucho dolor del seno, dice no me digas, si, y ya que me observa una enfermera, debajo del pezón había como un tipo de absceso y me dijo ay doctora cómo es posible.
Me hacen la mastografía el día 8 de noviembre del 2011 y me diagnostican cáncer, sí que me sorprendió la noticia, tuve temor, pero dije ‘no, voy a echarle las ganas’; me dice el doctor, vamos adelante, tú no te bajes las pilas doctora, iba yo con temor, pero no, él me dice que no, que yo le puedo echar ganas, me mandaron al CECAM a Xalapa y ahí empezó toda mi trayectoria, primero me quitaron el tumor, lo mandan a analizar porque pensábamos que nada más era un absceso de la mama derecha, no carcinoma ductal infiltrante.
Con la mastografía me dijo el doctor que ya era cáncer, pero detectando a tiempo dice va a estar bien, usted échele ganas, me dijo.
Me mandan al CECAM, ahí fue donde empecé a llevar mi tratamiento, empecé con quimioterapias. Antes, el mismo 7 de noviembre no me hicieron la mastografía, porque no aguantaba el dolor, lo hice el día 8 de noviembre el martes y me dicen en el estudio la imagen descrita en mama derecha tiene característica altamente sospechosa de proceso neuformativo que se ubica en la categoría 5 de Birrad, por lo que me hicieron una tumorectomía.
Me dan el resultado y en el mismo hospital del CECAM, el oncólogo me manda a tratamiento a atención con quimioterapia, me pasaron una sustancia a través de la vena, esta sustancia ataca a las células malignas, lo importante aquí siempre señoras es detectarse a tiempo, miren yo soy un ejemplo de esa enfermedad, estoy con vida gracias a Dios y aquí estamos bien.
Después viene la cirugía de mama, me quitan una parte de la mama, un cuadrante del tumor donde estaba afectando, acuérdense de tener fe en Dios, Dios apoya a los médicos para que todo salga bien, es tener fe en Dios, tener una buena actitud, siempre pensar positivamente que se va a poder, porque si puede, uno tiene que ser valiente, así como sorpresas que se lleva uno de que el hijo se cae o que alguien se enferma y se tiene el valor de acompañar a esa persona enferma, porque una mujer siempre somos más fuertes, más que un hombre, pues esta actitud debemos tomar, de fortaleza y pensar que la cirugía va a salir bien.
A mí me quitaron esta parte, si podemos ver esta mama esta normal y esta es más chica, porque me quitaron una parte del cuadrante de esta mama, gracias a Dios estoy con vida, no pensemos que ‘hay no tengo seno, ya no soy mujer, somos mujeres, sí, nos tenemos que tomar nosotros el valor, soy mujer, con una parte de seno o si me quitaran el seno sigo siendo mujer, ok.
Después siguió la radioterapia, tienen que quemar esa parte del tejido, no crean que le meten a uno un cerillo o algo con lumbre, es un aparato que nos da unas pequeñas radiaciones, no se sienten nada, se acuesta en una cama y ahí se descubre la mama afectada, solo se siente un calorcito pero no es dolor.
¿Qué tenemos que hacer mientras el tratamiento de quimioterapia? Fueron cuatro quimioterapias rojas, me quedé sin cabello, pero me volvió a crecer, tuve peluca. Detectando la enfermedad a tiempo, uno está con vida y bien.
Mi esposo (también presente en el evento) siempre me acompañó, uno tiene que decirle la verdad al esposo, todo bien y enfrentarlo pensando que no va a pasar nada, él me sigue acompañando en todos los momentos de mi vida.
A todas las mujeres nos puede pasar, no tengan miedo, hay que enfrentar la enfermedad como viene y echarle ganas, ante todo la actitud y la mente positiva.
A mí me levantó sospecha la asimetría, me empezó a crecer el derecho, también el dolor del pezón, el crecimiento de la mama y nada más, pero con ese fue un dato pero así de momento, y dos años me lo hice antes, a los 49 años fue cuando inicié con mi enfermedad, tenía que hacerme el estudio cada año, a los 47 no me lo hice y a los 49 empecé, no hay que esperar, todo el año tenemos que hacernos nuestra detección, recuerden cada mes la autoexploración y si veo que no sé cómo hacérmela, acudo al Centro de Salud para que la enfermera me ayude, hay que checarse bien.
Háganse la prueba, no sólo hoy, todos los años, tanto de mama como para detectar cáncer cérvico uterino, acudan a tiempo, si sale positivo no tengan miedo, fe y actitud positiva, dormir bien, alimentarse bien y hacer caso lo que dice el médico, ponernos en manos de especialistas, no sólo en el mes de octubre hacerse la mastografía.
Ustedes primero, estén tranquilas, todas las mujeres valemos mucho, es todo, yo ya estoy en recuperación”.

También te puede interesar