EN LA MIRA

EN LA MIRA

- in En la Lengua De..., Lo mas cabron
137
0

Por: SILVERIO QUEVEDO ELOX

LA SOMBRA DE SEMANA SANTA Y EL COVID-19
La especialista en Ciencias Médicas con doctorado en la Universidad de Harvard, Laurie Ann Ximénez Fyvie señala al menos tres factores que conforman una importante alert apara esperar una posible tercera ola por el Coronavirus en México:
No se ha implementado una clara estrategia para reducir los contagios, se están reabriendo actividades diversas y la población ha bajado la guardia.
Un tanto pesimista, la investigadora critica la lenta campaña de vacunación y el hecho de que a estas alturas no se estén investigando las variantes del Covid-19, lo que pudiera ser cierto, si es atribuible a las autoridades de salud y a los investigadores que dependen del sistema de gobierno.
Esto la lleva a considerar incluso, que “vamos a ciegas” y podría ocurrir algo como en Brasil, donde se estima las cifras podrían llegar a 5 mil muertes por día.
Lo cierto es que aún sin desestimar las apreciaciones de la reconocida investigadora, cuyas teorías fueron reproducidas en una amplia entrevista en el periódico El Universal, también ha pasado el tiempo suficiente para que se haga conciencia entre los mexicanos, sobre todo si consideramos que ha pasado más de un año en la aparición de la pandemia.
El impacto que ha tenido la propagación del virus debiera ser la enseñanza para que se tomen las medidas restrictivas pertinentes, para que no gane la desesperación y si bien, la economía local, regional y nacional está más que afectada, podría permitirse su reactivación con la supervisión estricta y la prudencia necesaria para evitar rebrotes o un tercera ola como se presagia.
Según la misma egresada de Harvard no puede considerarse una tercera ola cuando, a su juicio, México no ha salido de la primera. O más bien nunca dejado de esa primera fase de contagios.
El hecho es que si bien venga o no venga una nueva cascada de expansión del virus, o propagación del mismo, en términos sanitarios, corresponde a las autoridades en sus tres niveles, municipal, estatal y federal emprender con todo lo necesario y las medidas a su alcance, una campaña de prevención para evitar que se incremente la propagación.
Aun en medio del preocupante silencio con el que se aguarda por ejemplo, la llegada de la Semana Santa, y si en la conurbación y lugares de playa del estado de Veracruz, la gente se ha volcado a disfrutar de esas áreas, ya sean ciudadanos locales o turistas, es un hecho que habrá avalanchas en este periodo vacacional para el que hay que tomar las medidas pertinentes.
El ejemplo está más que claro en dos tipos de gobiernos. Uno previsor, y otro, tolerante y negligencia, como son las dos administraciones municipales en la conurbación Veracruz y Boca del Río, el corredor turístico más importante de la entidad.
Los dos gobierno emanados del PAN, pero con una diferencia importante de asumir con conciencia entre los munícipes de Boca, Humberto Morelli y el porteño, Fernando Yunes.
Tan muestra más responsabilidad el primero, que este miércoles, en entrevista, explicó que se tiene previsto un control del aforo para el periodo vacacional de Semana Santa que en el calendario escolar tiene previsto desde el 27 de marzo al 12 de abril.
El ayuntamiento de Boca del Río ha informado que implementará dicha reducción que consiste en disminuir el número de presencia de asistentes a las costas boqueñas.
Y es que son estas playas las más concurridas durante periodo vacacional que el año pasado fueron cerradas, caso contrario, pero según la autoridad municipal se hará de manera controlada a fin de evitar o reducir el número de contagios.

Deja un comentario