Orizabeños denuncian a Fuerza Civil de lesiones, daños y robos

Orizabeños denuncian a Fuerza Civil de lesiones, daños y robos

Orizaba, Ver.- En plena sesión de cabildo, tres ciudadanos orizabeños señalaron a presuntos oficiales de la Fuerza Civil, de haber irrumpido ilegalmente en sus domicilios, causar daños y robar pertenencias de valor, además de haber golpeado brutalmente a un joven hasta quebrarle el tabique de la nariz sin razón alguna.
Los habitantes de las Colonias: Moctezuma, Rincón Grande y Emiliano Zapata aseguraron que estos violentos hechos se suscitaron durante la madrugada del sábado y domingo por parte de los uniformados de la Fuerza Civil adscritos a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado.
El primero en denunciar, fue el habitante y trabajador jubilado de la Fábrica Cocolapan, Mario «N», con domicilio conocido en la Colonia Moctezuma, quien relató que oficiales encapuchados de la Fuerza Civil, derribaron el portón de la entrada su vivienda, subieron a la segunda planta y causaron destrozos.
«Subieron hasta la parte alta del dormitorio y obviamente nos llevamos un buen susto, soy pensionado y ahora quién me va pagar los destrozos que hicieron, sin contar el buen susto que nos llevamos».
Aseguró que el allanamiento a su vivienda se registró alrededor de las 02:30 horas de este pasado sábado 13 del presente., «Todos mis vecinos salieron, no pueden negarlo y acá está mi jefe de manzana de testigo».
Posteriormente, a la sala de cabildos Benito Juárez ingresó el coordinador de Limpia Pública Andrés Morales acompañado por el trabajador del mismo departamento Agustín Antonio Santiago de 20 años de edad y con domicilio en la Colonia Rincón Grande, quien directamente acusó a los oficiales de la Fuerza Civil de haberlo golpeado hasta facturarle el tabique de la nariz, además de robarle dinero en efectivo, una computadora y dos celulares.
«Vivimos en una segunda planta, abajo viven los abuelos de mi esposa, a mí me bajaron uno me venía apuntando y en las escaleras, me aventaron al piso me golpearon sin razón ni explicación lógica, nada más les gritaba que no le hicieran nada mi esposa y mi hija que estaban arriba».
Incluso reveló que un oficial de la Fuerza Civil, le puso la bota en la cabeza y como era muy fuerte la presión, intentó zafarse pero como respuesta recibió más fuerte la agresión.
«Me arrastraron como otros 2 metros y me empezaron a golpear y me dejaron ahí tirado, se robaron mi dinero, mi computadora portátil y dos celulares, el de mi esposa y el mío. Cuando los oficiales de la Fuerza Civil se retiraron del lugar, le levanté lleno de sangre y subí a la planta alta para ver cómo se encontraba mi esposa y mi bebe de 1 año, pero ellas no tenían nada».
Finalmente la habitante de la Colonia Emilio Zapata y de oficio contadora, María Mercedes, también acusó a los oficiales de  la Fuerza Civil, de haber ingresado con violencia a un edificio y meterse sin consentimiento de los dueños a todos los departamentos para robar cosas de valor y dinero en efectivo.
«Se metieron como a las 5 de la mañana, nos sacaron a todos los que vivimos en esos departamentos, se metieron a la fuerza, rompiendo vidrios y apuntandonos con las armas que llevaban y cómo estábamos dormidos nosotros lo primero que pensamos que eran rateros, entonces mi esposo lo que hizo fue tomar el cuchillo pero al ver que ellos ya estaban adentro y nosotros apenas íbamos, mi esposo lo único que hizo fue tirar el cuchillo y ellos luego luego lo agarraron lo esposaron le pegaron lo tiraron, a mí también me tiraron y me empezaron a hacer preguntas que a qué me dedicaba, yo lo único que les dije es que no me hicieran nada que yo tenía un bebé y ya me llevaron para el cuarto donde dormimos y ellos hicieron tiradero de todas las cosas, se llevaron mi dinero se llevaron todo lo que teníamos».
Mencionó que posteriormente los oficiales se metieron a los demás departamentos, sin importarles que ahí viven familias con bebés e hijos pequeños.
«El hecho fue en la madrugada del 14 de febrero, ayer domingo como a las 5 de la mañana más o menos, entre todo lo que tardó los departamentos terminó como a las 6 de la mañana y se fueron».
Las personas agraviadas aseguran temer por su vida, esto debido a que fueron amenazados por los uniformados que llegaron diciendo pertenecer a una célula delictiva.
«Primero dijeron que eran Policías pero se supone que esas no son formas de entrar, y yo sí le dije, y ellos me amenazaron diciéndome que me callara que si en verdad quería saber quiénes eran ellos pertenecían al Cártel de Jalisco Nueva Generación, pero no porque venían vestidos de estatales».

Deja un comentario