Los jóvenes tenemos que ser productivos: Lorenzo Flores.

Los jóvenes tenemos que ser productivos: Lorenzo Flores.

 

Yanga Ver.- Atendiendo una necesidad familiar, Lorenzo Flores junto con su primo Alexis Flores, se inclinaron por estudiar Mantenimiento Industrial e instalar un taller de soldadura para reparar los implementos y herramientas que se utilizan en el cultivo de la caña de azúcar, principal actividad agrícola en el municipio de Yanga.

Lorenzo de 16 años, estudiante del cuarto semestre del área de Mantenimiento Industrial en el Colegio de Estudios Científicos y Tecnológicos del Estado de Veracruz (CECyTEV) en la comunidad de San Joaquín, destina gran parte del apoyo económico que recibe, al ser beneficiado con la beca Benito Juárez, para la adquisición de las herramientas que utilizan en el taller.

Sin embargo, también ofrece sus servicios como electricista entre los habitantes de la comunidad de San Joaquín, quienes lo están viendo crecer y desarrollarse como un excelente joven que divide su tiempo entre el estudio, el deporte y el trabajo.

“Estoy aprovechando la oportunidad que tengo con la beca para invertir en herramientas para el taller de soldadura. Junto con mis primos realizamos los trabajos y nos dividimos las ganancias para seguir comprando equipo”, explicó Lorenzo al mostrar las zapatas y los discos que han soldado en una cortadora de caña y una rastra.

Indicó que todos los jóvenes que reciben la beca Benito Juárez pueden utilizarla en algo productivo. “Es empezar a construir un negocio propio”, dijo.

Su primo Alexis, quien está próximo a salir de la carrera de ingeniaría en Mantenimiento Industrial en la Universidad Tecnológica del Centro de Veracruz (UTCV), añadió que aunque les falta herramienta, pueden realizar trabajos en reparación de implementos agrícolas, lo que representa, en un principio, un ahorro económico para sus familiares, pues se dedican al cultivo de la caña.

“Nosotros reparamos los implementos y ofrecemos el servicio a la gente que ya nos conoce. También hacemos ventanas, estructuras metálicas, puertas e instalaciones eléctricas en las viviendas”.

Recuerda que arreglaron una puerta que fue forzada para ingresar a robar a la primaria de San Joaquín. “Nosotros compusimos esa puerta”.

El sueño de los primos es capitalizarse para tener su taller de soldadura con todas las herramientas necesarias, por lo que día a día se esfuerzan en la escuela y trabajan para lograr hacerlo realidad.

La historia de Lorenzo trascendió a nivel nacional, ya que fue tomado en cuenta por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para formar parte de los testimonios de jóvenes de Educación Media Superior que utilizan de manera productiva la beca Benito Juárez.

Deja un comentario