EN LA MIRA

EN LA MIRA

- in En la Lengua De..., Lo mas cabron
114
0

Por: Silverio Quevedo Elox

Arrodillado el PRI ante los Yunes

Este martes los morenistas, y alguno que otro panista, que siguen enojados con el que era su “gallo” Bingen Rementería y no peleó hasta el final la candidatura a la alcaldía porteña, dejando el camino libre –bajo acuerdo pactado- a su contrincante Miguel Ángel Yunes Márquez, esperaban la resolución de las autoridades electorales con respecto al recurso de apelación en contra del ex alcalde boqueño, y en su caso anularla por el tema de la “residencia ilegal”.
Nada sucedió el sábado, y hasta anoche al escribir estas líneas, todo seguía igual por lo que al cumplirse el plazo mínimo, y aunque anularan a Yunes Márquez como candidato no podrían evitar que saliera en las boletas electorales del 6 de junio, pues ya no les daría tiempo a la instancia electoral modificar las mismas.
Al margen de ello, y como recursos al vapor que esperan los adversarios, lo cierto es que cada vez la oleada de críticas e indignación entre una buena par te del electorado es mayor cuando ven juntos a dos actores que representan corrientes antagónicos incluso se les señaló como enemigos uno del otro, y ahora pidiendo el voto para la misma causa.
A sus propios seguidores les causa escozor ver juntos a la candidata a diputada a propuesta del PRI, Carolina Gudiño y al abanderado del PAN, ahora en alianza con PRI y PRD, Miguel Ángel Yunes, caminando de la mano, y buscando ambos, el mismo objetivo, entre banderas y colores rojas y azules que antes eran encontrados adversarios en un lado opuesto en la vida democrática de este país.
El politólogo, Manolo Victorio, expresa en su análisis editorial:
“El cinismo elevado a la máxima potencia, la desvergüenza por seguir empoderados a costa de la dignidad.
Los priistas ahora se hincan ante el poderío de los Yunes del estero, lamen sus suelas, son vasallos, servidoras proselitistas, aun cuando la memoria de la persecución y el vómito negro están presentes.
El pillo de Javier Duarte, que prohijó a este grupúsculo de malandrines que ahora saltan al barco azul, debe tomar Pepto-Bismol cada tarde en el Reclusorio Norte, debido a los retortijones que le producen que sus antiguos discípulos en supina posición, prestos a la penetración ideológica.
El periodista Víctor Ochoa describe una fotografía donde aparece la diputada federal Anilú Ingram Vallines al lado de Miguel Ángel Yunes Márquez, flanqueados por un grupo de mujeres agitando banderas tricolores del PRI, en el colmo de la ambición partidista de unos y de la humillación pública de los rojos.
Habrase visto.
Y agrega el periodista Ochoa:
‘Increíble: En el #PRI nacieron políticamente. Con el #PRI se hicieron millonarios. Después al #PRI lo criticaron hasta el hartazgo, no lo bajaron de ser un partido corrupto. A los priistas los persiguie-ron, los espiaron y encarcelaron. Ahora, los priistas los arropan y les queman Incienso’
Después en acertado tuit lanzado a los dirigentes del PRI, Alejandro Moreno y Marlon Ramírez Marín, martilla un clavo demoledor en el ataúd que contiene el cuerpo inerte del tricolor: “las ovejas rojiazules vuelven al redil. ¡Viva el #PRI, chingao! ¡Viva el hijo pródigo del priismo! ¡Viva Gómez Morín! ¡Ups!
Y vendrán tiempos peores, dice la sentencia bíblica.
Pobre PRI, tan cerca de Marlon y tan lejos de la dignidad.”
Y es que este domingo circuló otra foto y en redes sociales se multiplicó como el virus que produce el Covid-19, donde de la mano piden el voto el candidato panista porteño, Yunes Márquez y la exalcaldesa de Veracruz por el PRI, Carolina Gudiño Corro. Lo inimaginable, pues en su momento, en tiempos del fidelismo de donde proviene Gudiño, la guerra entre ambos bandos se dio con toda intensidad.

MUY EN CORTO
IRRITABLE MAYM POR UNA CIUDAD EN RUINAS. Con todo y su campaña de ficción, en donde el Photoshop juega el principal papel propagandístico, Miguel Ángel Yunes Márquez rema contra la corriente en su “peregrinar” por el tan ansiado voto de los porteños.
Se le nota cansado, desesperado en su discurso. Irritable al máximo nivel, afirman quienes lo co-nocen.
El estilo bronco y echado pa’lante que intenta transmitir en sus mensajes, queda sepultado por la mueca en el rostro, la misma que le hace parecer que le duele el estómago.
De hecho, sus compañeros de la juventud y de la juerga le apodan “El Limón”, por aquello del gesto agrio que se carga el aspirante panista en busca de la presidencia municipal.
Aseguran los cercanos al equipo que son varios factores que lo tienen en ese estado de estrés: La división dentro del PAN; el darse cuenta de que la alianza con el PRI no sólo no le está sumando, sino que le está restando, y la ilegalidad de su residencia efectiva, cuyo fallo del TEPJF se dará a conocer en breve.
Pero hay un factor aún más importante que le duele y le genera negativos electoralmente: El pésimo trabajo hecho por su hermano Fernando como alcalde de Veracruz. Que incluso lo ha orillado a tener que usar enunciados como “vamos a cambiar lo que se tenga que cambiar”.
Aquella frase de que “Ni perdón ni olvido” utilizada por su padre para arremeter contra todo lo que llevara el sello priista y duartista, podrían aplicársela en las urnas por culpa de su carnal.
En sus casi cuatro años de gestión, la cuatro veces heroica ciudad de Veracruz está en total abandono a causa de su mal gobierno.
No hay obra pública importante; las calles están llenas de hoyos; las colonias siguen en penum-bras ante la falta de luminarias; el agua potable y el drenaje simple y sencillamente son una porquería a causa del mal servicio de Grupo Mas.
A lo anterior habría que agregarle el espinoso tema de los parquímetros y las raterías de los elementos de Tránsito Municipal.
En resumen: los ciudadanos saben muy bien que las fotos posteadas en el “feis” pueden truquearse y maquillarse para poner bonito lo que está feo.
Pero cuando el ciudadano común sale a la calle en la oscuridad, sin bañarse por falta de agua, cayendo con su vehículo en infinidad de baches y todavía es asaltado por un agente de Tránsito, pues es un hecho que no lo olvidará ni lo perdonará cuando esté ante la boleta electoral.

About the author

Deja un comentario