EN LA MIRA

EN LA MIRA

- in En la Lengua De...
156
0
silverioquevedow-1-606x330-606x3301-606x330
Por: SILVERIO QUEVEDO ELOX

REVIVIR AL PRD POR UN KILO DE CARNE

Copiando el esquema del diputado Juan Carlos Molina de ayudar a los que menos recursos tienen en la Cuenca del Papaloapan principalmente, aunque su plan tenía un carácter estatal, en Zongolica, su alcalde Juan Carlos Mezhua Campos ha desarrollado un programa similar pero con un claro y oscuro trasfondo, humillante y lucrativo.
En el caso del legislador priista, quien comenzó a operar la venta de carne a bajo costo, láminas, cemento y otros productos  -en el caso de la carne sorprendió haciéndolo en Boca del Río pero fue una llamarada de petate- se pensaba que buscaba algún objetivo en particular, como la mayoría de los políticos lo hacen.
No obstante, al paso del tiempo, y ya con la diputación local en la bolsa, Molina Palacios pareció que al final sus acciones no fueron más que de “buen corazón” y los beneficiados, particularmente sus paisanos cuenqueños, se lo agradecieron con total plenitud. Hay quienes dicen que no le salió el tiro, como lograr la dirigencia estatal del PRI.
Pero este fin de semana, y consignado ya por el analista politólogo de Río Blanco, columnista Ignacio Alvarez, el abuso del poder, el cinismo político llegó a su máximo nivel con la pretensión del PRD de cambiar un kilo de carne por un voto en la competencia por mantener el control de ese partido en Veracruz, pero amparados en el gobierno municipal de Zongolica, que ostenta precisamente, Mezhua Campos.
Habría que referenciar que tan insultante acción como establece en su espacio periodística Nacho Alvarez, tiene origen en el encubierto y maquiavélico plan del llamado líder de los alcaldes perredistas veracruzanos,  que consiste en “un convenio”con ganaderos de la región, con el que el ayuntamiento puso en marcha el programa Asistencia Alimentaria que ofrecerá carne de res de alta calidad a bajo precio, a los ciudadanos de las comunidades.
Dice el comunicado de Mezhua y su comuna que este acuerdo de productividad y de apoyo a los pobladores que menos tienen es “con el objetivo de beneficiar a los habitantes de las comunidades de este municipio a través de la venta de carne de res de calidad y a bajo costo, se inició el programa en el municipio”.
Este dio inicio en las comunidades de Coapa Pinopa y Zomajapa donde se lograron beneficiar a 550 familias que adquirieron el producto, según Mezhua Campos.
Pero en un audio que también comenzó a circular el fin de semana pasado, el secretario del Ayuntamiento, Herminio Mezhua realiza un operativo para comprar votos para ese partido con miras a las elecciones de noviembre para renovar la dirigencia del mismo que hoy preside Jesús Velázquez Flores.
Lastimoso y humillante en su accionar, el edil, es exhibido por la grabación, según trasciende, con la voz del secretario del Ayuntamiento al expresar que “como quiere el alcalde” las reses se matarán el sábado en la comunidad de Moxala, y en el Otro Tepepa, para que se le reparta el kilo de carne a la gente que se afilie al PRD en las casillas.
En el caso que no lo deseen hacer, señala el funcionario municipal, “no pasa nada, solo que se enteren lo que estamos haciendo”, sentencia. Es decir que se de publicidad a que están repartiendo carne por un voto.
Moxala, cuyo nombre oficial es Ixpalcuahutla cuenta con apenas mil habitantes, pero las huestes de Mezhua no dejan títere sin cabeza en esta burda acción.
DE LA IZQUIERDA A MAGNATE INMOBILIUARIO
Por cierto que también es acusado de lucrar con enormes terrenos, en esa zona, y la construcción de un desarrollo inmobiliario de lujo.  Proyecto que presentó ante las instancias correspondientes para que le fuera aprobado en la capital del estado, y proceder a la venta de residencias de hasta 3 millones de pesos.
Según las versiones en un novedosa combinación de la naturaleza con la modernidad, Mezhua pasó de alcalde a apostarle ahora a la industria inmobiliaria, sociedad, de acuerdo a la información, en la que podría estar atrás el ex secretario de Gobierno, Rogelio Franco Castán.

About the author

Deja un comentario