A SEFERINO LE CAMBIÓ LA VIDA HACE SEIS AÑOS

A SEFERINO LE CAMBIÓ LA VIDA HACE SEIS AÑOS

IMG-20180925-WA0043

Es trasplantado renal, su madre le donó el órgano

La vida del joven residente de Tezonapa, Veracruz Seferino Méndez Morales hace más de seis años dio un radical vuelco, cuando al presentar diversas molestias físicas y numerosos estudios médicos, fue diagnosticado en el Hospital General de Zona (HGZ) Número 8 de Córdoba del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) con riñones infantiles: es decir los vitales órganos no alcanzaron a desarrollarse, por lo que debió someterse a terapias sustitutivas, sin embargo, para mejorar considerablemente su calidad de vida, era necesario un trasplante renal.

Quién mejor que su madre para darle esta nueva oportunidad de vida, aunque el largo camino no fue fácil. La primera vez resultó que no eran compatibles, pero la realización de estudios médicos más exhaustivos determinaron la posibilidad de llevar a cabo el procedimiento con éxito, tal como ocurrió el 17 de diciembre de 2012 en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) de Veracruz, en donde a decir de Seferino “a mi madre y a mí nos trataron magníficamente sensacional, es decir de maravilla, al igual que en el IMSS de Córdoba”.

A partir de esa fecha Seferino a quien por momentos le costaba trabajo aceptar su situación, otra vez cambió de vida, llevó una dieta aún más estricta que se prolongó por un año, muchos cuidados y apego al tratamiento para disminuir las posibilidades de rechazo.

Hoy, a sus 26 años de edad, con orgullo comparte que tanto él como su madre llevan vidas completamente normales, comen lo que quieren pero sin excederse y en general están bien. “Ya me dieron de alta en Veracruz y en el HGZ 8 tengo cita de control con Nefrología cada dos ó tres meses, ya soy papá de dos niños y recién concluí mi carrera de ingeniero en agricultura sustentable y trabajo en el ingenio Central Motzorongo, por lo que estoy muy agradecido con el IMSS, que junto con mi madre me dieron otra oportunidad de vida”.

Seferino reconoce que hasta antes de su enfermedad desconocía lo relativo a trasplantes, donación y protocolos, hoy se dice plenamente convencido de la importancia de la donación de órganos y envía un mensaje de aliento a quienes están en situación similar a la que él atravesó “vivir dializado, hemodializado o formar parte de una lista de espera no es el fin, hay que echarle ganas, cuidarse y tener cuidado con la alimentación , pues de ello también depende la posibilidad de un trasplante”.

A quienes sufren la pena de perder a un familiar, los llama a considerar donar sus órganos, pues de esta forma regalan vida a otras personas “si al morir, alguno de mis órganos fuera apto, me convertiría en donador, mi familia lo sabe y lo respeta”.

— o0o —

About the author

Deja un comentario